Crece molestia de alcaldes por medidas sanitarias arbitrarias

Cada vez crece más la molestia de los alcaldes por no ser tomados en cuenta en la formulación de las medidas sanitarias que decretan las autoridades de Emergencias para evitar la propagación de la Covid-19 en el país.

Justamente por ese abandono, es que algunos gobiernos locales han acordado en las últimas semanas separarse de los criterios del gobierno central y tomar medidas propias a favor de la generación de empleo y reactivación económica de sus comunidades.

Y es que, de acuerdo con los líderes locales, algunas de las disposiciones que emanan desde el Poder Ejecutivo no van alineadas con la necesidad y realidades de sus comunidades.

Ante la presión de los líderes locales, este martes habrá una reunión entre autoridades nacionales y alcaldes de las comunidades costeras en la que se discutirán acciones mancomunadas.

Tobías Murillo, de Garabito, Carlos Viales, de Corredores y Alberto Cole, de Osa, son algunos de los líderes locales que han levantado su voz en las últimas horas en procura de ser considerados a la hora de definir las medidas sanitarias, como se les prometió en agosto pasado.

Tras la fuerte presión del régimen municipal, el Poder Ejecutivo se comprometió entonces a participarlos del programa “Costa Rica trabaja y se cuida”, el cual comprendía acciones para reactivar la economía y, al mismo tiempo, protegerse de la Covid-19, con medidas que se tomaría conjuntamente entre los actores nacionales y locales.

“En ese momento firmamos un convenio, hicimos un protocolo de cumplimiento, pero nos han llevado y nos han traído y al final resulta que siguen tomando decisiones y no nos utilizan y no nos toman en cuenta”, cuestionó Cole.

Viales, a su vez, explicó que ese protocolo establecía que las medidas se tomarían de acuerdo a la incidencia de casos en cada cantón y que el cierre de los comercios se daría solo en las actividades que se determinara que estaban incidiendo en el aumento de contagios del virus.

Sin embargo, lamentó que en diciembre se le informó que pasarían a alerta naranja y que luego le comunicarían las restricciones que se iban a tomar, se sorprendió cuando el gobierno anunció las nuevas restricciones a nivel nacional sin importar si las comunidades estaban en alerta amarilla o naranja o si la incidencia en los cantones se estaba dando solo en algunos distritos.

Igual molestia mostró Murillo, quien consideró que las medidas sanitarias impuestas por el gobierno central no solo son contrarias a la realidad, sino que hunden aún más las débiles economías locales.

Por ejemplo, dijo que el cierre de playas a las 2:30 de la tarde y la restricción vehicular los fines de semanas ahogan aún más al comercio, en los meses en que se deba tradicionalmente un mayor auge del turismo.

Justamente por ese motivo es que este cantón primero y Quepos después, habían acordado separarse de las medidas sanitarias y contemplado abrir las playas hasta las 6:30 de la tarde.

Esa medida fue la que llevó a las autoridades de Emergencias, Turismo, Salud e IFAM a pedir el encuentro con los alcaldes que se dará este martes y en que se tratará de definir un modelo de medidas sanitarias conjuntas, que contemplen las distintas realidades de los cantones y regiones.

Danny Canales
dcanales@difusionydesarrollo.com