Alcaldes de cantones arroceros cierran filas a favor de sus productores

Alcaldes de 16 cantones arroceros cierran filas a favor de sus productores y piden al gobierno el impulso de políticas que les permita competir en mejores condiciones con los productos importados.

Lo hacen ante la presión que hace una parte del Poder Ejecutivo y sectores económicos y políticos para que se elimine la regulación del precio del arroz.

Jorge Alfaro, alcalde de Santa Cruz, considera que si el gobierno desea desregular el precio del arroz está en todo su derecho, pero debe hacerlo bajo un proceso objetivo.

En ese sentido, puntualizó que la desregulación debe ir acompañada con una política que dé prioridad al producto nacional en el abastecimiento del mercado y que se permita la importación hasta cuando se haya consumido el grano costarricense.

Lejos de considerar la liberalización del precio del arroz, Alberto Cole, alcalde de Osa, considera que Costa Rica más bien debería contar con un modelo de mayor protección a la producción, como una medida de seguridad alimentaria.

“El Estado tiene que proteger al productor nacional, que es el que genera los mayores beneficios a los costarricenses, de esta forma el país no depende de la variación en los precios en el mercado internacional, lo que puede poner en peligro el consumo de uno de los principales productos de la canasta básica”, indicó el alcalde oseño.

Esa es la misma línea de pensamiento de Manuel Hernández, alcalde de Pococí, quien reconoció estar a favor del modelo arrocero vigente por los importantes beneficios que les ha generado a los costarricenses desde hace décadas.

“Por supuesto debe de protegerse, la economía arrocera es parte de la seguridad alimentaria y tenemos que fortalecerla, por ser un producto de gran consumo para las familias costarricenses”, dijo Hernández.

Los líderes locales coinciden en que dar la espalda al sector le saldrá caro al país, pues se perderá la seguridad alimentaria y pasaríamos a depender de lo que produzcan y de los precios que impongan otros mercados.

“Debemos apoyar a los productores nacionales con el fin de asegurar que no nos falte el alimento en nuestras mesas, siempre a un precio justo”, comentó Carlos Cantillo, alcalde de Carrillo.

Su colega de Golfito, Freiner Lara, considera que sería imperdonable “que un país como el nuestro, con potencial demostrado para esta actividad, tenga que llegar a importar todo el arroz y el resto de alimentos que demanda el consumo interno”.

A su vez, los líderes locales advierten que las políticas liberales llevarán a desaparición del sector agro, lo que generará un fuerte impacto económico y social en sus comunidades, por la pérdida de empleo y de ingresos a miles de familias que se dedican a la actividad.

“La producción arrocera genera beneficios directos e indirectos para los cañeros. Muchos de nuestros habitantes viven del trabajo con el arroz que es lo que, a su vez, genera dinamismo a la economía local”, enfatizó Luis Fernando Mendoza, alcalde de Cañas.

Ya hay algunas comunidades que aseguran estar sufriendo por la falta de una política a favor de sus productores.

Quepos, es uno de ellos.  Vera Elizondo, vice alcaldesa del cantón, asegura que lo que antes eran amplios arrozales en esa comunidad costera se han ido reduciendo a pequeñas producciones, advirtió

Elizondo y Freddy Garro, alcalde Parrita, coinciden en que los altos costos de producción, golpea a los empresarios quienes sufren pérdidas en lugar de ganancia, lo que desincentiva la actividad.

“Los altos precios de los insumos, comprar en dólares y cobrar en colones y el poco apoyo recibido del gobierno, es lo que está acabando con los arroceros”, aseguró Elizondo.

Mientras que Garro dijo que “es importante que el gobierno valore dar más activos o insumos para que el productor nacional sea más competitivo y logre una mejor producción y precio.

Un panorama semejante a Quepos enfrenta Upala, en donde la producción arrocera ha venido a menos, al punto de pasar ser un gran productor a convertirse en una actividad para el consumo propio de las familias, según Yamileth López, alcaldesa del cantón.

“La responsabilidad es del gobierno, que apoya poco a nuestros agricultores”, dijo la alcaldesa, quien considera que el país debe apostar por la protección de los agricultores y garantizar un trato justo entre productores y consumidores.

Realizar un análisis pormenorizado de los costos de producción agrícola para encontrar la forma de reducirlos, es lo que sugiere Carlos Viales, alcalde de Corredores.

Y es que consideró que los altos precios que deben pagar los agricultores no solo los deja fuera del mercado por la pérdida de competitividad, sino que además afecta a los consumidores locales pues impacta en los precios de los productos básicos que llevan todos los días a la mesa.

Para Alfonso Alán, alcalde del cantón de La Cruz, el modelo arrocero que ha implementado el país debe buscar siempre el equilibrio entre quien producen este alimento y quienes lo consumen.

“Yo busco el balance entre quienes se dedican a trabajar la tierra, que en el cantón de La Cruz son muchos, y quienes compran esos productos. Yo creo que el país debe siempre buscar ese equilibrio, con el que todos nos beneficiemos”, indicó Alán.

Debido a la importancia que tienen los productores agrícolas en la economía nacional, Eva Vásquez, alcaldesa de Bagaces, estima conveniente incluir al sector en la mesa donde se discutiría el futuro de las actividades productivas.

A su criterio, lejos de abrir mercados como el del arroz, como se ha anunciado en los últimos meses, el gobierno debe proteger a los productores no solo para no generar una crisis económica y social en los cantones que dependen de este producto, sino para garantizar la seguridad alimentaria.

“Mientras todos los países desarrollados resguardan su seguridad alimentaria y a sus productores al momento de negociar los tratados de libre comercio, nosotros vamos en sentido contrario, a desprotegerlos”, lamentó Vásquez, quien alertó que a los productores costarricenses les es imposible competir contra los subsidios de otros mercados.

Garantizar una banca para el desarrollo flexible con los productores agrícolas, es una de las políticas que sugiere conveniente el alcalde de Buenos Aires, José Rojas.

En ese sentido, aseguró que la falta de capital semilla que los apoye es lo que está ahogando a los productores en todo el país y los lleva a negociar sus cosechas a precios ruinosos.

Para contrarrestarlo, Luis Gerardo Castañeda, alcalde de Liberia, llamó al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) a asumir su rol de rector de las políticas agrarias.

Enfatizó sobre la necesidad que de que se les reconozca a los agricultores el trabajo que realizan para abastecer el mercado local, pues consideró que el pago que reciben no compensa ese esfuerzo.

“Es importante el control del sector, el cual debe tenerlo el MAG, porque en realidad no se vale que un productor al que le cuesta su trabajo le hagan un mal pago de su producto”, comentó el alcalde

Por su parte, Carlos Armando Martínez, alcalde de Nicoya, destacó que la necesidad que tiene el agro en su cantón es la falta de agua en la estación seca, por lo que instó a las autoridades a definir un sistema de riego.

Comentó que ese tipo de carencias les produce un aumento en sus costos de producción, al no poder sacarles más provecho a las fincas y les limita a contratar más personas durante todo el año.

Ante la difícil situación que enfrentan los productores de su cantón, Heriberto Cubero, alcalde de Abangares, ha buscado la forma de apoyar las diferentes actividades agrícolas, a pesar de que su gestión ha tenido que priorizar en la atención de la pandemia y de los coligalleros de este cantón.

“Durante estos meses hemos buscado la forma de apoyar a nuestros agricultores, procurándoles acceso a financiamiento y apoyo técnico para mejorar sus cultivos, no ha sido sencillo, ya que hemos tenido momentos muy delicados debido al aumento de casos de Covid-19, pero tenemos claro que, como municipalidad, hay un compromiso de apoyo hacia todas las actividades económicas que desarrollan en nuestro territorio y el arroz no es la excepción”, indicó Cubero.

Sector arrocero en cifras

La producción de arroz es esencial para varios cantones del país tanto para la generación de empleo como para el sostenimiento de la economía local, de ahí que los alcaldes coincidan en la necesidad de atender al sector.

Producción nacional 2018-2019155.051 toneladas métricas en granza seca y limpia
Consumo nacional anual236.224 toneladas métricas de arroz
Consumo promedio por persona46,96 kilogramos
Dónde se siembra arroz en el paísRegiones Chorotega, Brunca y Pacífico Central, Huetar Norte y Huetar Atlántica
Cantones productores22
Danny Canales
dcanales@difusionydesarrollo.com