Grupo de vecinos de Sámara son caso de éxito para modelos asociativos en el resto del país.

Un grupo de 50 personas de la comunidad de Sámara y alrededores dentro del cantón de Nicoya, son un gran ejemplo de los beneficios de implementar modelos asociativos para la reactivación económica local.

Desde hace varios años un grupo, denominado Sámara Vive, ofrece diferentes eventos y servicios culturales en Sámara, fue hasta sólo hace unos meses que algunas personas de este grupo se organizaron para crear la feria del agricultor de Sámara en el parque municipal de Sámara, el cual estuvo por años en estado prácticamente de abandono.

Debido a la pandemia y a la falta de espacios de mercados accesibles para agricultores y emprendedores, fue la razón principal por la cual este grupo se organizó y creo una alianza estratégica con la Municipalidad y Junta Nacional de Ferias del Agricultor.

Fue precisamente por esta razón que el gobierno local de Nicoya, optó por acceder a la solicitud del grupo Sámara Vive para que se permitiera realizar cada sábado la feria del agricultor, a cambio de también darle mantenimiento a este espacio público.

La idea resulto todo un éxito, al punto de que ahora se quiere formalizar la organización, por lo que han iniciado el proceso para la conformación de una asociación amparada a la Ley de Asociaciones, número 218; para luego también obtener los permisos para la creación de otros tipos de feria en dicho lugar. Este grupo organizado tiene como visión crear alianzas estratégicas para el crecimiento y desarrollo de sus participantes, esto con el apoyo de la Cámara Nacional de la Economía Social Solidaria, CANAESS, el Instituto de Desarrollo Rural, INDER; el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, MTSS; y la Municipalidad de Nicoya.

“Estamos muy contentos con el resultado que se ha obtenido en Sámara, es un caso de éxito, replicable en muchas otras comunidades, que resulta del apoyo a organizaciones locales, que de la mano con el gobierno local, instituciones del Estado, iniciativa privada y organizaciones de productores y emprendedores trabajan en armonía para el beneficio de todos”, indicó Montserrat Ruíz, directora ejecutiva de CANAESS.

Las señoras Beatriz Jirón, Lucía Mahlich y Teresita Poliak, impulsoras de la futura asociación Sámara Vive, aseguraron que los proyectos culturales, así como el fortalecimiento a los pequeños productores y emprendedores, seguirá creciendo; para mejorar e impactar el desarrollo de manera integral del distrito de Sámara.

“Gracias a que cada semana se brinda el espacio de la feria, se ha logrado ver crecer distintos emprendimientos y productores orgánicos que han contribuido a reactivar la economía de la zona, la cual dependía meramente del turismo. Queremos fomentar la cultura del buen vivir, el rescate de la identidad regional, queremos que nuestros habitantes tengan acceso a productos frescos, de calidad y con precios justos, además de abrir el espacio a otras actividades culturales para enriquecer la vida en Sámara y sus comunidades”, añadió Lucía Mahlich.

Nicoya fue declarado: “Cantón de la Economía Social” desde noviembre de 2020, algo que ha servido para promover y fortalecer los modelos asociativos dentro de su territorio.  

Tags:
Carol Valverde
gdelgado@difusionydesarrollo.com