Tres familias reciben apoyo para consolidar sus emprendimientos

Enseñar a pescar y no darles el pescado es el concepto que promueve el Instituto de Desarrollo Rural (Inder).

Bajo esa premisa, esta semana entregó equipo de trabajo a tres familias de los asentamientos El Vivero y Mollejones, de Coyolar de Orotina, y de Salinas II, en Esparza, para impulsar sus pequeños emprendimientos y las economías familiares.

El monto total de la inversión fue de ₡5,8 millones por medio de la Oficina de Desarrollo Territorial de Orotina y del programa de Fomento a la Producción y Seguridad Alimentaria del Inder.

La pareja de adultos mayores integrada por José María Ugalde Carballo y Lizeth Herrera Sibaja, de Orotina, recibieron un equipo de ordeño móvil para facilitarles el trabajo y mejorar la inocuidad del producto final, que es la producción de queso que venden en locales comerciales y a vecinos de la zona.

Por su parte, Yeilyn Chacón Calderón, jefa de hogar de Orotina, quien es categorizada por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio como pequeña empresaria, se le entregó una máquina semi-industrial de bordado, para su negocio de confección de uniformes y bordados para escuelas, colegios y equipos de futbol que maneja desde el pequeño taller que tiene junto a trabaja su mamá, hermana e hijos.

Además, a María Álvarez Salas y su esposo Matías Arguedas Siles, es una pareja de emprendedores de Orotina, se les entregaron varias máquinas de costura tipo cover industrial, overlock industrial, plana industrial y bordadora doméstica, para que afinen la calidad de sus productos y aumenten la capacidad de producción en su negocio de confección de pijamas y ropa para niños.

Danny Canales
dcanales@difusionydesarrollo.com