Vecinos de Boca Tapada al fin cuentan con agua potable

Vecinos de Boca Tapada, quienes por más de 40 años se abastecieron con agua extraída de pozos artesanales, al fin podrán beber el preciado líquido de un grifo, como la gran mayoría de habitantes del país.

Ello luego de que esta mañana se inaugurara la nueva etapa del mega acueducto de Pital, en la cual se conectaron las comunidades de El Saíno con Boca Tapada, para abastecer a sus pobladores.

Aparte de no contar con agua potable, los habitantes de Boca Tapada tampoco tenían garantizado el suministro durante todo el año, pues en la estación seca los pozos de los que se abastecía se secaban.

En tanto que los pocos vecinos que tenían la dicha de abastecerse de un pequeño acueducto que hay en la región sufrían de cortes diarios por la poca capacidad de la estructura.

Con la obra inauguración esta mañana, ya son 177 kilómetros de tubería la que se ha instalado y 7.500 habitantes los que se benefician de esta infraestructura.

Viven en las comunidades de Coope Isabel, El Saino, La Piedra, Boca Tapada, Castelmare, El Encanto, El Carmen, Los Ángeles, El Ojoche, Santa Elena, El Palmar y La Legua.

La puesta en marcha del proyecto fue una gran novedad para los pocos vecinos que se atrevieron a dejar el confinamiento para ser testigos, pues por primera vez vieron un hidrante en su comunidad.

La construcción del mega acueducto es una realidad gracias a la suma de fuerzas y de recursos de varias organizaciones, que lograron reunir los ¢3.500 millones que costó.

Fodesaf aportó ¢1.050 millones, Inder, ¢500 millones, los vecinos unos ¢300 millones en mano de obras y la Municipalidad de San Carlos el resto.

La inauguración tuvo a la vicepresidenta Epsy Campbell como testigo de honor quien, junto con el alcalde Alfredo Córdoba, la vicealcaldesa Karol Salas y autoridades de entidades relacionadas, llevaron la buena noticia.

Justamente en el acto los vecinos y autoridades locales le solicitaron apoyo a Campbell para seguir ampliando el acueducto y alcanzar a más vecinos de esa región.

Se necesitan ¢300 millones para llevar agua y alegría a los habitantes de Boca San Carlos; la municipalidad ofrece dar una contrapartida y la mano de obra.

Danny Canales
dcanales@difusionydesarrollo.com